Disfruta del viaje incluso cuándo no piensas en viajar

Ahora mismo estoy en el aeropuerto de Varsovia con un retraso confirmado de unas 4 horas. No es broma. ¡Ojalá lo fuese! Sin embargo, lejos de estar enfadada o de mal humor, he optado por respirar y ser consciente de la situación.

Es posible que al viajar nos encontremos pequeñas piedras en el camino, y sortearlas no siempre es cómodo, pero todo forma parte del viaje.

¿Os gustaría conocer la capital de Polonia? Os la recomiendo, peeero…ya os contaré más adelante. Ahora me apetece hablaros de viajar.

El verbo viajar es muy amplio, y cada uno de nosotros le da la importancia que considera oportuna. Para mí es algo muy grande. Me permite soñar y hacer infinidad de cosas, algunas planeadas y otras no tanto.

Viajar es un proceso, y como tal, empieza en un punto y termina en otro, pero es necesario disfrutar de todo el camino. Sin ir más lejos, yo por ejemplo, ahora en el aeropuerto, estoy casi en el final del fin de semana en Varsovia, y aunque parezca que ya se haya terminado, no es así. Estoy en la parte final del viaje, y con las pantallas marcando “delayed”, es el momento de ver la parte positiva, y es que aún estoy disfrutando de estar aquí.

Cada viaje es un mundo, y a mí me encanta vivirlo desde el momento uno. Los viajes surgen en el metro de camino al trabajo, en casa viendo una película, tomando algo en una cafetería, haciendo deporte, pasando por delante de una agencia de viajes…Cualquier situación es buena para pensar en viajar. Y desde ese momento, empieza una ilusión. Y la ilusión hay que sentirla desde que barajamos destinos, hasta cuando llegamos a uno de ellos y llueve, o incluso cuando nuestro vuelo se retrasa varias horas. Porque todo es parte imprescindible del viaje. Y sin eso, no sería lo mismo.

Como amante de los viajes, me paso mucho tiempo en Internet, buscando algo que me llame la atención. Lo bueno es que encuentro muchas páginas web y ofertas interesantes, y lo malo es que me gustan demasiadas, y a todas no llego. Pero… ¡quién dijo que era fácil!

Mi fórmula es conseguir algo bueno, bonito y barato, así que el descarte es rápido. En este justo instante, tengo varias pestañas abiertas, todas ellas de agencias y blogs de viajes (hago un inciso para destacar que me va bien la velocidad de la wifi del aeropuerto, y felicitar al departamento informático, ya que ¡oye! no siempre pasa, así que ahí lo dejo). He podido encontrar ofertas de viaje en Expedia.es, y aunque no me he decidido aún por ningún destino, tengo ganas de probarla. Ya hace un tiempo le tengo el ojo echado, pero necesito opiniones 😉 ¿La conocéis? ¿La habéis utilizado alguna vez para vuestros viajes?

Buscar y planificar. Sigo con la primera parte.

Nos vemos pronto,

Yo mientras, me voy a la cafetería, que hoy invita la aerolínea…¡Es lo que tienen los retrasos! 🙂

 

Deja un comentario