¡GALICIA!

¡Por dónde empezar! Claro, a simple vista puede ser fácil hacerlo, pero siendo gallega, escribir de la tierriña se huele y se siente diferente. Pero pondremos nuestra mejor intención.

Lugo, norte de Galicia, verde, lluvioso, frío, cercano y con imán. Uno no se da cuenta siempre, porque lo vive diariamente, pero el que va repite. Eso dicen y yo he visto a muchos hacerlo durante veranos.
Cuando estás en otra ciudad y vas a comer con amigos, lees la carta: pulpo a la gallega, y te dicen: ¡anda! ¿pedimos pulpo? ¡¡que está la gallega!! En un primer momento, me animo, pero después, lo reconozco, me entra el miedo (¡cómo pedir pulpo fuera de Galicia! ¡¡no!!) ¡No puedo! Y eso, es lo que suele pasar cuando uno piensa en su pueblo.
Es un ejercicio difícil resumir una zona que conoces bien, y que llevas toda la vida viendo, con lo que, a veces, no distingues lo bueno de lo espectacular. Y ahí estoy yo ahora, queriendo recomendar cosas para hacer, sitios para ver o qué comer. Haciendo un ligero esfuerzo, como dice el lema Galicia calidade, me voy a mojar con la zona que mejor conozco, que es A Mariña. Y así, a mi modo, y en pinceladas, ahí os va:
Lugares que recomendaría: Viveiro (paseo por el casco antiguo y la ría), Covas (paseo marítimo, Los Castelos), Foz, Ribadeo (playa de Las Catedrales).
Comida: ¡todo! ¡no te limites! pero ¡ojo con las cantidades! (a veces nos despistamos a lo grande). Y, si puedes, disfruta el tapeo gallego con una Estrella Galicia. Que a quién le amarga un dulce… y no tan dulce, de vez en cuando…
Útiles: lleva siempre una chaqueta (¡en verano también!).
Mis básicos: carrerita mañanera con mis Reebook, rodeando el paseo marítimo de Covas, los jardines de Méndez Núñez de Viveiro y la zona pesquera de Celeiro.
¿A qué esperáis?