Productos coreanos!

Era lo último que me hubiese imaginado! Yo, una chica acostumbrada a ir con la “cara lavada” y que de belleza sabía lo que había leído en la revista Súper Pop (hay que echar la vista atrás).

Con este historial, llegué a Barcelona. Si, asusta, pero sólo al principio. El ajetreo y el ritmo diario te hacen sentir una más.
Necesitaba un siguiente paso, así que no tardé mucho en ser asidua a los stands de belleza de los centros comerciales y a los que no lo son tanto, ya que cualquier tienda con escaparates a la vista de mis ojos era un blanco seguro. Y, ¿ahora? ¿qué? Pues que todo me gustaba, y por nada me decidía, ya que de la cantidad de estilos, colores, olores y formas, era imposible acertar y conseguir la ansiada compra. En mi búsqueda, hubo muchos productos en el camino, pero mi piso, de 60 m2, pronto se dejó oír, dejando patente que la falta de espacio era un impedimento a mi indecisión. Obviamente, puestos a pedir, quería la elección perfecta, el típico win-win que dejas caer en cualquier conversación que se precie y te sientes el rey (reinona en mi caso 😏). Pero ahí estaba, esperándome.
Un medio día de los que me llevo el tupperware conmigo, cruzo la carretera (asegurándome de que nadie me ve 😳), y en una esquina, como quien se quiere escapar pero no puede, estaba ella, MiiN Korean Cosmetics, una tienda con productos coreanos. Perpleja, al entrar, ilusionada, al escuchar. Todo era nuevo, sentí que ese día había crecido en el mundo de la belleza. Creo que no recuerdo, hasta hoy, algo tan diferente a lo que venía acostumbrada.
Ideas: Hacer todos los pasos de limpieza diariamente, empezar a cuidarme (o, por lo menos, apuntarlo en la agenda!).
Realidad: Hay noches que me da pereza, noto la cara super suave y lisa, a veces me salto pasos de limpieza, actitud máxima.
Mi básico: Crema de manos!

 

 

 Hasta pronto!

4 reflexiones en “Productos coreanos!”

Deja un comentario