¿Repetir viaje? Una visita de otoño en Florencia

Cuando llevo unos meses sin viajar, me entra el cosquilleo de planear una nueva escapada. Y quién dice meses, dice semanas…

Suelo pensar en un fin de semana rápido que no suponga un gran gasto económico pero si un enorme placer que mantenga mi ilusión para el gran Viaje, ese con la V mayúscula que me gusta hacer en agosto.

En la mayoría de los viajes que hago, siempre me quedo con la misma sensación. Esas ganas de volver y exprimir al máximo las 20 ideas que por falta de tiempo no pude hacer, pero que apunto en una lista como pendientes. Ese suele ser uno de los tantos objetivos de mis viajes: quedarme con ganas de más.

¿Hacéis listas de lugares imprescindibles, lugares curiosos, comida típica, actividades habituales…etc, de las ciudades a las que viajáis? Yo soy la reina de los check-list. Y la reina de las libretas vintage. En mi última escapada (en este caso a Dublín), me compré una libreta que tiene un dibujo relajante, o esa es mi impresión, en relieve, y con tonos verdes, azules y amarillos. Quizás esta descripción esté demás, pero me fascina, y tenía que compartirlo.

En esa libreta apunto las ciudades que ya he visitado, y las que quiero visitar de nuevo, o por primera vez.

¿Visitar una ciudad nueva o repetir viaje? Es una pregunta difícil, porque no conozco muchos, pero que muchos países. Y ya no hablemos de ciudades. Pero algunos de los que he visitado merece la pena repetirlos.

Después de las vacaciones de verano, que aún están recientes, ya apetece hacer la maleta de nuevo. En esta ocasión, tenía ganas de volver a visitar Florencia.

El verano pasado, en una ruta por Italia, la había incluido en el itinerario en una parada de 2 días. Tiene un nombre que me gusta. Florencia. Pero más me gustan sus calles, su olor a comida italiana, su verde y blanca catedral, sus cafés en la Piazza della Signoria y sus atardeceres en el Ponte Vecchio.

Después de haber estado una semana en Roma, pasar mucha calor, beber mucha agua, ver piedras de hace siglos, y quedar muy impresionada por todo lo que había vivido, tenía mis reservas de si Florencia iba a cumplir la expectativa.

No se si el llegar de noche, e ir directa hacia el Ponte Vecchio, fue un punto extra para empezar con buen pie. Eso, y los embutidos caseros de la cena, fueron 2 buenas razones para pensar que era una buena elección.

Al haber estado en verano, no se qué me puedo encontrar ahora en otoño. He estado ojeando varias páginas web de información sobre Florencia, principalmente para mirar el clima, los mercados, las compras, las fiestas locales…etc. El principalmente se me ha ido de las manos, y al final ¡estoy mirando eso, aquello y lo otro!, pero todo sea por hacer mi check-list y empezar a soñar.

He estado pensando que en esta ocasión dejaré de lado las visitas imprescindibles, ya que las tengo recientes. Eso me permite tener más tiempo para hacer algún plan alternativo, de los que me gusta, o quizás improvisar.

Le daré una vuelta, ya que de momento, no tengo nada escrito en mi libreta…;)

Vosotr@s, ¿tenéis alguna escapada planeada para dentro de poco? ¿Qué plan diferente me recomendáis para visitar Florencia de nuevo?

¡Nos vemos pronto!

Deja un comentario