Roma…¿con amor?


Todo un tópico. De los que conocemos todos, lo que viene siendo un clásico. ¿Real? Depende de para quién.
Rememorando este verano, Roma ha sido un destino acertado.
A mediados de agosto, cuando el calor se hace notar, llegamos a la ciudad eterna (la città eterna, qué glamour), con destino final Riano Monti. Un barrio que en los últimos años “está de moda” (palabras literales del free tour con Rome Free Walking Tour (guía Francesca), totalmente recomendable). Una estancia de 5 días entre piedras milenarias, donde cada rincón tiene una historia.

Cinco días por cinco recomendaciones, por decir un número impar:

1- Foro Romano y Palatino: un imprescindible, como la crema solar si vas en verano (implica abrir la cartera y comprar entrada!).
2- Panteón de Agripa: gratuito! no hay más que decir.
3- Fontana di Trevi: con la tradición de tirar al agua 1, 2 ó 3 monedas (cada día en verano recaudan aproximadamente 3.000 euros, ¿será uno tuyo? 😏).
4- Beber a la romana: investiga en las fuentes! hay miles! (para perezosos: taponar con la mano la boca de la fuente y beber a través del agujero pequeño!).
5- Alcachofas a la judía en restaurante Nonna Betta (barrio judío).

Bonus track: observar las caricaturas de artistas en Piazza Navona al anochecer! Es lo más! Qué risas!

Quizás, y también sin el quizás, la lista enumerada es una minúscula parte de lo que se puede hacer en Roma. Por ejemplo, la tan apreciada pizza. Sin embargo, creo que cada uno debe descubrir su especialidad, así que, ¿te animas?

Mis básicos: short transpirable Nike y camisetas de manga corta! mucho sol para gente blanca! 😉

Hasta pronto!

Deja un comentario